Índice de contenidos

Bautismo

El santo Bautismo es el fundamento de toda vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu (vitae spiritualis ianua) y la puerta que abre el acceso a otros sacramentos. Por el bautismo somos liberados del pecado y regenerado como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y como incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión. (Cf  Catecismo1.213)

sacaramento bautismo e1618175814179
primera comunion

Primera Comunión (Eucaristía)

La Sagrada Eucaristía  culmina la iniciación cristianal.

La Eucaristía es «fuente y culmen de toda la vida cristiana» (LG 11). Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual De la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua» (PO5).

(Cf Catecismo 1322, 1324)

sacramento reconciliacion e1618175774703

Reconciliación

Se le denomina Sacramento de la Reconciliación porque otorga al pecador el amor De Dios que reconcilia: «Dejaos reconciliar con Dios» (2 Co 5,20). El que vive del amor misericordioso de Dios está pronto a responder la llamada del Señor: «Ve primero a reconciliarte con tu hermano.» (Mt 5, 24). (Cf Catecismo 1.424)

Matrimonio

La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y  la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados. (Cf Catecismo1.601).

sacramento matrimonio e1618175867206
pastoral enfermos e1618175907397

Pastoral de enfermos

“Porque tuve hambre y me distéis de comer, tuve sed y me distéis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme [..] Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”. Mt 25, 35 ss.

Existen muchas personas que realizan estas “obras de misericordia” cada día. ¡Gracias! Muchas de ellas pertenecen a nuestra comunidad cristiana.

Si bien lo más importante es que estas acciones nazcan libremente del corazón, impulsado por el Espíritu Santo, conviene “organizarlas”, para que sean más eficaces. Por eso existe el grupo de voluntariado para visitar o llamar por teléfono a personas enfermas o con algún grado de dependencia.

Todos sabemos que el sentimiento y la realidad de la “soledad” producen mucho dolor, y que, aunque Dios llena nuestras vidas, necesitamos la presencia y la voz de otros que nos acompañen y nos sostengan en la esperanza.

Por ello, si quieres participar de este voluntariado, ponte en contacto con la parroquia. Y si conoces a alguna persona que necesite una visita o una llamada, por favor, comunícalo. Por otro lado, el sacerdote cada viernes visita a personas que desean recibir el sacramento de la reconciliación y la comunión eucarística, solo es necesario informarle antes.