AutoRadiografía de mi Espíritu (27 )

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Novedades

AUTORRADIOGRAFÍA  

Escuchar a Dios

La mayoría de personas se imaginan la oración como un monólogo: Hablamos a  Dios, compartiendo nuestro agradecimiento de corazón y ofreciendo nuestras peticiones, deseos y necesidades.

Pero la verdadera oración es más bien un diálogo, en el que hablamos con Dios y el Señor nos habla.

A la oración de escucha debe preceder una clara petición de escuchar a Dios.

 A continuación, debemos hacer un tiempo de silencio, dando al Señor la oportunidad de hablarnos.

Ordinariamente no se consigue este silencio sosegado en uno o dos minutos. se requiere más tiempo. ¿Cuánto Tiempo? No se puede determinar.

No podemos conseguir disposición de escucha cuando nosotros queremos, sino cuando el Espíritu Santo lo dispone.

Centramos nuestro tiempo de oración en una escucha intencionada y decidida, y dejamos que sea Dios quien hable y esto lo podemos alcanzar haciendo la petición repetida y constante de que nos hable.

Hay muchas voces que nos transmiten mensajes muy diferentes, y con demasiada frecuencia nos encontramos ignorantes y dudando sobre lo que debemos hacer en una situación determinada, sobre cuál es realmente el mejor camino a seguir o sencillamente cuál es la voluntad de Dios a través de la oración de escucha.

Pero si oyes y recibes una dirección clara de Dios, esfuérzate por responder con plena obediencia, confiando en que es Dios quien te guía por el Espíritu Santo. Hay un gran consuelo y seguridad cuando escuchamos y obedecemos.

Debemos prestar atención a alguno de estos medios para escuchar a Dios. Porque Nos suele hablar a través de ellos.

El apóstol Pablo escribió: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Es importante reunirse a escuchar lo que Dios desea hacernos conocer a través de su Espíritu.

Dios se manifiesta a todo hombre a través de su obra de creación (Rom. 1:19-20), en las etapas de las naciones, y en el destino humano y conciencia (Rom. 2:14-15). (Juan 1).

Escuchar la palabra de Dios es acercarse a Jesús y escuchar de Él. Jesús vive resucitado como el Señor en la congregación en la que el Espíritu Santo ha reunido.

La Biblia exhorta el escuchar la palabra

 

Dios nos habla a través de la Biblia

Dios nos habla a través de maestros.

Dios nos habla a través de impresiones.

Dios nos habla a través de los sucesos

Dios nos habla a través de nuestra conciencia.

  

PALABRADE DIOS

Mt 7 24 El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca.

Mt 7,26 6 El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena

(Mateo 28:18-19).»Se me ha dado toda la autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones…»

Lc.  8- 15 El sentido de la parábola es este: la semilla es la palabra de Dios. 12Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. 13Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. 14Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, pero, dejándose llevar por los afanes, riquezas y placeres de la vida, se quedan sofocados y no llegan a dar fruto maduro. 15Lo de la tierra buena son los que escuchan la palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y dan fruto con perseverancia.

 

(Juan 10:11). En el Nuevo Testamento, Jesús se identifica como el buen pastor que está dispuesto a dar su vida por las ovejas

«El portero le abre la puerta [a Jesús], y las ovejas escuche su voz. Llama a sus ovejas por su nombre y las conduce. Cuando ha sacado a todas las suyas, va delante de ellas, y sus ovejas le siguen porque conocen su voz« (Juan 10:3-4,).

(Juan 10:5).. «Pero nunca seguirán a un extraño; es más, huirán de él porque no reconocen la voz de un extraño» «Yo he  otras ovejas que no son de este rebaño. Debo traerlas también.

(Juan 10:16, 6Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo Pastor..

Hech. 9, 4-7-4 Cayó a tierra y oyó una voz que le decía: «Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?». 5 Dijo él: «¿Quién eres, Señor?». Respondió: «Soy Jesús, a quien tú persigues. 6Pero levántate, entra en la ciudad, y allí se te dirá lo que tienes que hacer». 7 Sus compañeros de viaje se quedaron mudos de estupor, porque oían la voz, pero no veían a nadie.

(Santiago 1: 5).. «Si a alguno de vosotros le falta sabiduría, que se la pida a Dios, que la da generosamente a todos sin hallar falta, y le será dada»

En los momentos en que sientas la necesidad de bajar el volumen de lo que ocurre a tu alrededor y conectar con tu interior, reza esta oración para pedir silencio y escuchar a Dios:

Ayúdame a hacer silencio, Señor,
quiero escuchar tu voz.
Toma mi mano, guíame al desierto,
que nos encontremos a solas, Tú y yo.

Necesito contemplar tu rostro,
me hace falta la calidez de tu voz,
caminar juntos…
callar para que hables Tú.

Me pongo en tus manos,
quiero revisar mi vida,
descubrir en qué tengo que cambiar,
afianzar lo que anda bien,
sorprenderme con lo nuevo que me pides.

Me tienta creer que te escucho,
cuando escucho mi voz.
¡Enséñame a discernir!
Dame luz para distinguir tu rostro.

 

EXAMEN- ORACIÓN

¿Creo de verdad, que Dios habla actualmente a los hombres?

¿Sabemos escuchar con el corazón lo que Dios me habla o sólo con los oídos?

¿Tengo conciencia de que Dios me habla también a mí?

¿Cuándo escucho a Dios?

¿Acostumbro a ponerme en la presencia de Dios con actitud de escucharle?

¿He sentido alguna vez, que Dios me ha hablado a través de la conciencia?

¿Sé escuchar a Dios a través de la creación y de los acontecimientos?

¿Veo mucha diferencia entre mi deseo de que Dios me escuche y de mi actitud de escucharle a Él?

¿Qué me dicen las palabras de Jesús: “El que a vosotros oye a mi me oye?